No recuerdo sinceramente como llegó esta receta a mi casa, solo sé que triunfó y no se fue más, ya es un clásico. Es una comida fresca, sabrosa, fácil de hacer y que te remonta un poquito a Perú y otro poquito a las Islas griegas. Generalmente la comemos como plato único, pero también queda genial con un salmorejo como primero o acompañada de un vaso de gazpacho.

Ingredientes ensalada

  • Quinoa blanca ya preparada, preferentemente fría.
  • Queso feta
  • Tomates cherry cortados a la mitad
  • Olivas negras (cuanto más sabrosas mejor quedan)
  • Cebolla morada, mejor reposada un rato en agua ya cortada para suavizar.
  • Pepino cortado en cubos pequeñitos
  • Pimiento rojo y pimiento verde, también cortados en pequeños cubos.

Ingredientes vinagreta

  • Aceite de oliva virgen extra
  • Hierbabuena
  • Sal
  • Pimienta
  • Zumo de lima o limón

Preparación

El secreto para que la quinoa salga buena es lavarla muy bien,  si no lo haces tendrá un regusto amargo que arruinará tu comida.

Mezcla todos los ingredientes cortados bien pequeños (las cantidades dependen de gustos y comensales), que el pepino esté frío y los pimientos muy frescos, crujientes y jugosos. Sirve en pequeños bols y aliña con una mezcla de zumo de limón, aceite de oliva, hierbabuena fresca picada, sal y pimienta. En casa añadimos más aliño al plato ya servido. Espero que os guste tanto como a nosotros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *