He visto muchas luces quitamiedos, pero siempre de forma individual o para el enchufe de la pared, sin embargo a Olala Boutique se les ocurrió algo mucho mejor: un camino de luces. Pero no un camino cualquiera, son 3 conejitos que pueden distribuirse a lo largo del camino para que los peques vayan y vengan de su cama a la de sus padres sin miedo.

En casa los miedos en lugar de ir a menos, han ido a más… lo cierto es que cuando son pequeñitos no tienen miedo a nada, pero al crecer empiezan a ver imágenes que se les quedan grabadas en la retina: una publicidad de peli de terror, un monstruo en una revista… o incluso a veces es algo producto de su propia imaginación creativa que les juega en contra… o manifestaciones de miedos inconscientes por situaciones reales que están viviendo. En fin, que los adultos combatimos mucho mejor los miedos, pero los niños necesitan ayudas, como las luces quitamiedos.

Las luces los ayudan a ver en la oscuridad y sentirse más valientes, a enfrentar sus miedos y por supuesto, a ir a cama de mami a refugiarse en sus brazos.

Me encantó la idea de los tres conejitos, y en casa los usamos para leer por la noche, para jugar, para iluminar zonas oscuras de la habitación y otros mil usos que se nos van ocurriendo.

Duran 12 horas encendidas y tienen una base de carga inalámbrica.

Cada conejito tiene un nombre: Leo, Leni y Lila, y son adorables.

¿Hasta que edad? Sofía tiene 10 años y los ama!

Los tienes a la venta en la página web de la distribuidora de la marca, BBGrenadine.

2 Comentarios en Luces quitamiedos para peques valientes: Olala Bunnies de Olala Boutique

  1. El temor a la oscuridad es uno de los miedos infantiles más comunes. Puede aparecer después de los 18 meses de edad aunque es más frecuente a partir de los 3 años. No es considerado como una patología sino como una alteración del estado de ánimo provocada por una sensación de peligro imaginario.

  2. Los niños suelen relacionar la oscuridad con la soledad y el desamparo. También, la poca visión hace volar la imaginación y sospechar que la oscuridad esconde a personas desconocidas o monstruos debajo de su cama o dentro del armario…

    Al final, tener miedo a la oscuridad es algo normal que le pasa a todo el mundo, y ojalá les sirvan estas luces!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *