No me puedo creer que ha pasado casi un año y aun no os conté la segunda parte de mi parto en casa… la mejor parte.(ver primera parte)

Fue cuando lo tuve entre mis brazos que todo el dolor desapareció y tomó forma de alegría. ¡Lo había conseguido! un parto corto, en casa, rodeada de los míos, con amor y respeto. Estaba viviendo un sueño.

gi-oliver-20

Con Óliver en brazos por primera vez, Chiara y Rodrigo me envolvieron en toallas y me acompañaron al comedor (si, si, caminando) donde me esperaba una piscina de partos llena de agua calentita.

Fue ahí donde levanté la pierna para entrar y ¡alumbré! la placenta cayó al agua y Chiara la pescó. Fácil y rápido, una pequeña y preciosa placenta.

gi-oliver-23

Me acomodé en una especie de taburete que tiene la piscina de partos y allí nos quedamos un buen rato conociéndonos. Enamorándonos.

gi-oliver-29

gi-oliver-30

El cordón aún latía y lo podíamos comprobar tocándolo, y Óliver seguía conectado a la placenta recibiendo sus últimos nutrientes antes de empezar a recibirlos de mi pecho. Las nenas flipaban en colores.

gi-oliver-32

Fue un momento muy intenso, de alegría, de felicidad, y de fiesta.
gi-oliver-34

gi-oliver-35

gi-oliver-36

gi-oliver-39

gi-oliver-40

Sofía no podía creerlo y se acercaba a tocarlo y mirarlo. Era un sueño hecho realidad. Nunca había sido tan feliz, y nunca me había imaginado un parto así.

gi-oliver-41

A juzgar por la cara de Vicky, ella tampoco 😉

gi-oliver-42

Esta no es mi mejor foto, pero se ve que yo estaba feliz, y hasta con color en la cara.

gi-oliver-43

Mis comadronas, Roser y Chiara, siempre atentas a todo, simpáticas, alegres. Estoy tan feliz de haberlas tenido a mi lado.

gi-oliver-45

Hacíamos bromas y todo era felicidad.

gi-oliver-48

Y dicha.

gi-oliver-63

Y amor.

gi-oliver-64

gi-oliver-66

gi-oliver-67

gi-oliver-70

gi-oliver-71

gi-oliver-72

gi-oliver-73

gi-oliver-74

Rodrigo cogió a Oli en brazos para hacer piel con piel y que yo pudiera ver con las comadronas como me habían quedado los bajos.

Me acosté en el sofá, abrí las piernas… y voilà! solo un pequeño desgarro que se saldó sin puntos (pero con 4 días de piernas cerradas). Y habiendo nacido de cara es casi un milagro.

gi-oliver-82

gi-oliver-94

Esos momentos increíbles con mis hijas, mi madre y mi bebé recién salido de mi cuerpo.

gi-oliver-95

gi-oliver-96

gi-oliver-100

gi-oliver-101

gi-oliver-102

gi-oliver-103

Óliver se enganchó al pecho perfectamente.

gi-oliver-106

gi-oliver-108

Las comadronas me hicieron el famoso batido de placenta: una cucharadita pequeña de placenta y muchísimas frutas. OK, parece un asco, pero la verdad que solo sabe a frutas.

gi-oliver-113

gi-oliver-142

gi-oliver-146

gi-oliver-150

Y aunque es una pena que haya acabado este post casi un año después de parir y haya perdido algunos recuerdos, siento esa felicidad intensa como si hubiera sido ayer.

Gracias a mis guardianas del parto Chiara y Roser, a mi marido y compañero Rodrigo, a mi madre siempre respetuosa de mis decisiones, a mis hijas, a mi suegra y a su marido. Gracias por haberme acompañado en ese viaje que resultó ser el mejor día de mi vida.

Ah! y si, QUIE-RO-RE-PE-TIR 🙂

Por último os dejo con el podcast dode lo cuento todo:

3 Comentarios en Mi parto en casa: El nacimiento de Óliver – segunda parte

  1. Wow!! Esta segunda parte es más emocionante que la primera si cabe! Gracias por compartirla. Si hay algo con lo que me quedo es con vuestras caras de felicidad. Que familia tan valiente, tan bonita y cuanto amor… es lo más importante. AMOR. Oliver es un niño afortunado y todos en esa familia lo sois. Salud!

  2. Como esta mañana he estado escuchando a Rodrigo hablarnos de vuestros 3 partos y de los motivos que os llevaron a elegir el parto en casa, tenía este post pendiente de leer y al pasarme por aquí ¡es que se ve tan emocionante! Sobre todo por las hermanas, pudiendo presenciar tremenda experiencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *