Ha llegado a casa la Roomba 976 y os daré mi más sincera opinión. En una casa con perro, gato, un niño pequeño, dos adolescentes y nosotros trabajando aquí todo el día, se necesita ayuda, mucha ayuda. Habíamos tenido una vieja Roomba pero la regalamos cuando nos regalaron otra marca, sin embargo ese robot aspirador no duró mucho y nos quedamos sin ayuda.

Hace un par de semana llegó a casa Ponyo (así lo bautizaron las chicas), nuestro nuevo Roomba 976 de iRobot, un nuevo modelos de la serie 900 que acaba de salir al mercado, y estamos muuuuy contentos.

Tiene un gran poder de succión, levanta hasta el polvillo más pequeño y esto puedo asegurarlo porque me gusta ir descalza por casa y no se me pega nada a los pies, resultan limpios al final del día. Esa es la prueba del algodón para mí.

Detecta las zonas de mayor suciedad con un sensor e insiste hasta que queda realmente limpio.

¡Tiene una cámara! y por eso tiene una tecnología de navegación súper pro y sensores para evitar obstáculos y aunque hay una escalera que baja a los dormitorios, la Roomba no se suicida, la detecta y la evita.

Sabe donde limpió, donde le queda por limpiar y donde está

Lo programamos una vez al día y limpia toda la superficie de la planta superior: comedor, cocina, lavadero, dormitorio de Sofía, baño y pasillo: unos 70m2.

Es muy eficiente y no hace mucho ruido, al menos es bastante menos ruidosa que mi aspiradora de trineo.

Tener este robot me permite no estar cada día discutiendo con mis hijas para que pasen la aspiradora y evitar que ellas discutan entre ellas por «a quién le toca». You know, teenagers.

También me ayuda a ver el suelo limpio cuando nos levantamos por a mañana, porque la hemos programado para que pase a primera hora.

Un detalle a tener en cuenta, es que este modelo se va recargando solo, porque el modelo viejo que yo tenía volvía para cargarse cuando no le quedaba batería pero después no acababa el trabajo. Roomba 976 se carga para seguir su trabajo una vez cargada.

Tiene una APP con un mapa de todo el recorrido y da detalles de lo que limpió o si se quedó enganchada en algún lado. Si estoy fuera de casa me avisa si alguna de mis hijas la apagó 😉 o si no la dejaron acabar. También me avisa si hay que vaciarle el depósito con una notificación en mi móvil. También pude incluirla en Google Home.

En serio que han desaparecido los pelos de animales en casa, y estamos francamente satisfechos con la Roomba 976.

Ahora solo nos queda añadir el Braava que friega después de haber pasado el Roomba (están sincronizados porque se vinculan a través de la misma APP) y mi vida será «casi» perfecta 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *