No es una novedad que el sol cada día está más fuerte, que las cremas solares son difíciles de poner correctamente, que los niños se escaquean y que no les gustan o que cuando hay que renovar el aplicado nos olvidamos. Los bañadores con protección solar es una solución perfecta para bebés, niños pequeños e incluso los más mayores, que realmente son los que más se escapan de la crema mientras nos peleamos con los pequeños para ponerla.

Las ventajas de la ropa con protección solar son innumerables:

  • No hay que renovar su aplicación cada dos horas, es 100% eficaz.
  • Menos químicos para la piel
  • Menos tóxicos en el agua, tanto desde la fabricación como en uso,  en mar, ríos y piscinas. (en 2021 Hawái prohibirá las cremas solares)
  • Tranquilidad y comodidad para peque y para adultos
  • El precio, sin duda por lo que cuesta un conjunto te ahorras mucho en cremas, que además tienen un elevado precio.

Yo desde hace un par de años implementé con Óliver la ropa de piscina y playa con protección UPF 50+, y funciona de maravillas, la piel le queda blanquita bajo la prenda, poniéndole crema únicamente en piernas, manos y cara. Me siento TRANQUILA, de que no se quemará, incluso alguna vez hemos salido a la plaza a jugar con estas camisetas, porque el sol no perdona en ningún lado, y muchas veces nos quemamos por no llevar protección solar en lugares donde no creíamos que la necesitábamos. Si, el sol también quema fuera de la playa, el río y la piscina.

El problema antes, era la poca variedad que encontraba, y cuando al fin conseguía algo eran prendas muy sencillas, sin nada que las diferencie de los demás, y me encontraba en la playa con 6 niños a mi alrededor vestidos igual que mi hija.

Este año conocí a Mariona, que cuando nos contó la idea aún era eso, una idea, y pensamos ¡que pasada! unos diseños increíbles, inspirados en el mediterráneo, con producción local y ética. Un producto que prácticamente no existía, y había que inventarlo.

Le «prestamos» a Óliver para la sesión de fotos de la marca y fue allí donde pudimos ver por fin las prendas en todo su esplendor: una maravilla. Aúnan diseño, protección UPF 50+ y comodidad, libertad de movimiento para los niños, al contrario de otras prendas similares que quedan demasiado ajustadas a la piel.

Y como una imagen vale más que mil palabras, os muestro las fotos del catálogo:

Tienen tallas desde los 6 meses (recuerda que antes de esta edad no se pueden exponer directamente al sol) hasta los 6-7 años. Tallan amplio pero no grande, a Óliver le va la talla 2-3 genial y creo que el año que viene le seguirá entrando.

Para mí estos bañadores han sido todo un descubrimiento y solo espero ver este verano muchos niños y niñas vestidos de Élise et Sardine.

 

Más información y compras en la web de Élise et Sardine.

3 Comentarios en Ropa con protección solar para bebés y niños, Èlise et Sardine

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *